jueves, marzo 23, 2006

Guía Para estudiar un libro teórico, de forma sencilla

(Por: Mauricio Ocampo Campos)

º ¿Qué significa leer o estudiar un libro adecuadamente?

Significa comprender, analizar y sistematizar el contenido del libro, lo que nos dará una habilidad básica para un buen proceso de aprehensión, entendimiento y aprendizaje.

Una condición básica para poder leer un libro, es contar con un espacio físico – es decir, un lugar de estudio adecuado – con las características siguientes:

a) que sea tranquilo;
b) que tenga buena iluminación;
c) que sea agradable al lector;
d) Sin ruido o algún otro distractor que entorpezca la actividad realizada.

Puede ser una biblioteca u otro lugar.

º Importancia de la información:

Toda información de un libro, se caracteriza por tener una jerarquización en nivel de importancia. El poder identificar y realizar un análisis de esa información, nos dará la base para una buena comprensión y entendimiento del mismo.

º ¿Por qué la jerarquización de la información?

Como mencionamos anteriormente, la jerarquización de la información nos ayuda para obtener una comprensión y entendimiento de la lectura, sin embargo otra razón, es la limitada capacidad que tiene nuestro cerebro para asimilar tanta información.

TÉCNICAS PARA JERARQUIZAR LA INFORMACIÓN

º Indicadores estructurales de la obra (ayudan a no empezar de cero):

Estos indicadores, nos darán una sinopsis o comprensión general del texto con relativa facilidad

a) Textos de contraportada y solapas: Ambos dan un panorama amplio de la obra.
b) Índice: Indica los contenidos tratados en los libros y su estructuración.
c) Prologo e introducción: Nos dan las primeras nociones desarrolladas sobre la obra.

º Indicadores formales:

Son aquellos que se usan para llamar nuestra atención, y son utilizados para destacar conceptos, palabras, párrafos o frases, mismas que enfatiza ideas importantes, generales o principales en la lectura. Dichos indicadores, son tipográficos.

a) Impresión en tipografía bold o negritas;
b) En letra itálica o cursiva;
c) VERSALES;
d) Con capitulares;
e) En tipografía más grande o pequeña que la actual;
f) En letra subrayada;
g) Reducción de la caja del libro para ciertos párrafos; y
h) Se usa el color.

º Indicadores que relativisan o dan importancia secundaria:

a) Comillas; y
b) ( Paréntesis ) o – guiones –.

º Indicador material:

a) Estructura temática – lógica.

Es el indicador de contenido que todo buen texto posee, y es la que sostiene toda la estructura de la obra. Se debe detectar a modo de reducir la información de forma que sea de fácil manejo para el lector. Dicha estructura temática – lógica, se asemeja a lo que se conoce comúnmente como acordeón, pues éste, se realiza con la selección de la información más relevante y su resumen de la forma más clara y precisa, lo que se iguala con la estructura temática – lógica de un texto.

Podemos decir que la identificación de la estructura temática – lógica, se da con la capacidad de análisis del lector, sin embargo, las siguientes preguntas nos podrían ayudar, en cierta forma a identificarla:

a) ¿Cual es el tema central de la obra?
b) ¿Cuál es el problema que el autor identifica y/o plantea?
c) ¿Cuáles son los argumentos teóricos del autor?
d) ¿Cual es la hipótesis que se plantea demostrar?
e) ¿Qué respuesta le da a dicha hipótesis?
f) ¿En que ideas es en las pone más énfasis?
g) ¿El texto es explicativo, es decir teórico, o descriptivo, es decir histórico, o es ambos?

Cabe mencionar, que las preguntas anteriores son tan solo algunas sugerencias, y que no necesariamente tienen que buscarse en el texto, ni en ese orden, pues habrá alguno que no de respuesta a ellas, sin embargo, la idea es que el lector utilice su capacidad analítica e imaginativa, para poder identificar la estructura lógica – temática de la obra, lo que sí es un hecho, es que los indicadores mencionados con anterioridad nos servirán para obtener tal fin.

En el análisis de la obra, el lector solo aprehenderá el argumento del autor, y no deberá mezclar sus observaciones críticas en ese momento, sino que dichas observaciones se harán de forma separada, utilizando técnicas que él mismo escoja para tal fin, como puede ser una libreta de apuntes, fichas de trabajo, etc.


¿Cómo memorizar la información?

Después de jerarquizar y entender la lectura, se debe memorizar información.
Sin embargo, este paso se da mediante el método que cada lector elija.
Cabe mencionar como sugerencia lo siguiente:

a) Si es posible, contrastar la lectura con la realidad concreta;
b) Relacionar la información con algo que para nosotros sea sencillo identificar;
c) Contraponer la lectura realizada con otras hechas con anterioridad y buscar coincidencias y contradicciones;
d) Comentar lo leído con otras personas;
e) Realizar cuadros sinópticos con la información más relevante, misma que automáticamente nos lleve a recordar lo que se circunscribe alrededor de ella;
f) En el caso de textos históricos, realizar cuadros sinópticos cronológicos con la información más relevante; y
g) Otros que al lector se le ocurran.

º Registro de información:

El registro de información es importante en muchos casos, por ejemplo en la elaboración de una investigación que gire en torno a un tema determinado, y para la cual necesitamos información precisa y concreta que nos ayude en nuestra tarea, para tal caso existen algunas técnicas que nos servirán para realizar tal tarea.

a) Fichas de trabajo;
b) Ficha maestra: en ella, se apunta toda la bibliografía – por tema – que se este utilizando en un tema estudiado, poniendo el numero de pagina del libro consultado. Es más eficaz, cuando el libro es propio;
c) Libreta de apuntes;
d) Base de datos;
e) Otros.

Nota: Se recomiendo leer con un diccionario en mano, a modo de aclara el significado de todas las palabras desconocidas.

Nota final: La guía presentada, no tiene la finalidad de decir al lector de un libro, como debe leerlo, sino, dar una orientación al lector principiante de textos teóricos, a cerca de cómo puede abordar de manera sencilla el leer un libro, partiendo de indicadores universales que todo buen libro posee. Sin embargo, queda de manifiesto que la mejor manera de leer un libro, es la que el mismo lector encuentra útil a sus necesidades, y se adecua a su forma de aprehensión y aprendizaje.

Bibliografía:

º Dieterich, Heins (1996) Nueva guía para la investigación científica. Ariel. México.
º Rojas Soriano (1989) Metodología de la investigación. P y V. México.
º Rojas Soriano (1991) Métodos de investigación, una proposición dialéctica. México

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

You have an outstanding good and well structured site. I enjoyed browsing through it » »

3:30 a.m.  
Anonymous Anónimo said...

best regards, nice info film editing schools

6:08 p.m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home